Yo no soy ni ego ni razón, yo no soy ni mente ni pensamientos
No puedo ser escuchado ni descrito en palabras, ni el olfato ni la vista pueden captarme
No me encuentro ni en la luz ni en el aire, ni en la tierra ni en el cielo
Consciencia y gozo encarnado soy, buenaventura de los bienaventurados soy

No tengo nombre, no tengo vida, no respiro aire vital
No me han moldeado los elementos, ningún cuerpo o espacio es mi hogar
No tengo boca, ni manos, ni pies ni medios de evolución
Consciencia y gozo encarnado soy, bienaventuranza en la disolución, yo soy

Estoy aparte de todo odio o pasión. Yo el conquistador de la ilusión y de la ira
Ningún toque de orgullo me preocupa, por eso la envidia nunca despierta
Más allá de toda fe, de todo pasado, de toda riqueza, de toda libertad, de todo deseo
Consciencia y gozo soy, bienaventuranza es mi atuendo

Virtud y vicio, o placer y pena, no son mi herencia
Ni textos sagrados, ni ceremonias, ni oraciones, ni peregrinajes
No soy ni la comida, ni el comer, ni el que come
Consciencia y gozo encarnado soy, bienaventuranza de los bienaventurados soy

No tengo presentimientos de muerte, ni clase o raza me divide
Ningún padre jamás me llamó niño, ningún nacimiento me atrapo
No soy ni el discípulo ni el maestro, no tengo clase ni amigos
Consciencia y gozo soy, fundirme con la buenaventura es mi fin

No soy ni lo conocible, ni el conocimiento ni el que conoce, sin forma es mi forma
Yo resido dentro de los sentidos, pero ellos no son mi hogar
Siempre serenamente equilibrado, no estoy ni libre ni limitado
Consciencia y gozo yo soy, y es en la bienaventuranza donde me encuentro

                                   (Atma Satkam - Canción del Alma - Sankara)